jueves, 19 de noviembre de 2015

Review: BB-8 Radio Controlado de Hasbro by RamonMas

Nuestro redactor Ramón Mas Alberola, nos vuelve a deleitar en esta ocasión, con una fantástica y completísima  Review de uno de los robots que hará la felicidad de más de un niño y no tanto niño estas navidades :) 

Review: BB-8 Radio Controlado de Hasbro


Al igual que la fuerza despierta en pocas semanas ante el estreno mundial de Star Wars VII, el merchandising que creó George Lucas en la saga y que ahora continúa con más fuerza si cabe por Disney, ya está preparado en las estanterías de los comercios para arrasar en ventas en esta campaña navideña de la que ya estamos inmersos.

Dentro de toda la parafernalia de muñecos, naves, máscaras, espadas láser y demás artilugios dispuestos para llevarnos a casa un recuerdo de la película y emular en nuestra imaginación que somos parte de la saga galáctica, hay un nuevo personaje en particular que creo que va a arrasar de entre todos. Me refiero al nuevo droide astromecánico BB-8. 

Desde que hizo su aparición pública en Abril de este año, en la convención de Star Wars en USA, y ver que BB-8 no era producto de los efectos especiales, sino que se presentaba a tamaño real y guiado por control remoto, inmediatamente supe que R2 D2 quedaría destronado como el personaje y robot más querido de la saga, y que el cetro pasaría a este otro robot esférico, que inmediatamente encandiló a miles de aficionados que no salían de su asombro al ver como se movía por el escenario.

He visto en el mercado varios muñecos a escala de BB-8. De entre ellos cabe destacar la versión que Orbotix ha desarrollado en base a su conocido Sphero, modificando el mismo para incluir la cabeza sostenida magnéticamente en su parte superior y controlado por Smartphone o Tablet, como cualquiera de sus otras versiones.

Aunque es una pieza de tecnología sobresaliente, su precio está en alrededor de 160 euros y aunque es muy agradable y vistoso, tiene un precio que no todo el mundo se puede permitir como regalo para estas navidades.

Sabiendo de todas sus características, me centré principalmente en sus puntos negativos y que se resumían en tres: un alto precio, un reducido tamaño (7 centímetros de diámetro en la esfera principal) y que no emite sonidos, ya que los mismos se reproducen a través del Smartphone.

Sinceramente pienso que quien ya disponga de un Sphero 2.0, pocas ventajas va a encontrar en la nueva versión BB-8 de Sphero. Pero si el precio no es un problema, lo aconsejo sin reservas, ya que la diversión está asegurada en este concentrado de tecnología.

Sin embargo, Orbotix no tiene el monopolio en la venta del BB-8 y Disney, en colaboración con Hasbro, ofrece otra versión de BB-8 más barata, pero no por ello menos interesante.


Lo primero que llama la atención, comparado con la versión de Sphero, es un tamaño superior. Esto lo hace mucho más agradable a la vista. Si a esto le sumamos un precio de 60 euros, (que ya no escuece a nuestro bolsillo), que además lleva incorporado un mando RC para no tener que depender del móvil o Tablet y que como colofón emite toda una gama de sonidos desde su interior esférico, este BB-8 de Hasbro, tuvo todos los visos para llamar mi atención. 

La calidad de construcción es la que se espera de un juguete de ese nivel de precios.
Los plásticos tienen la calidad suficiente y está bien pintado y muy bien detallado. Aspecto este que me ha gustado más que la versión de Sphero, principalmente debido al mayor tamaño del Hasbro.
El mando de radio control, funciona con dos pilas de tamaño AAA, que hay que insertar aflojando un pequeño tornillo de la tapa.
 


Así mismo, la alimentación de BB-8 se lleva a cabo por cuatro pilas de tamaño AA, situadas en el bloque principal que está dentro de su esfera. Esta se monta y desmonta en dos mitades, gracias a un sistema de bayoneta, y un indicador similar al de los objetivos de las cámaras fotográficas réflex. Una vez puestas las pilas, se oirán los primeros sonidos del robot que nos harán sonreír. Una vez introducido el bloque principal de color negro en uno de los hemisferios y cerrado el cuerpo esférico con la otra mitad, guiándonos por los indicadores que llevan ambas mitades y girándolos hasta oir “clic”, basta poner la esfera en el suelo y esperar unos segundos para que el mismo quede equilibrado. Seguidamente situaremos su cabeza en la parte superior de la esfera para que magnéticamente quede centrada en la posición correcta. 
 


 
Decir que no lleva ningún interruptor de encendido o apagado. Una vez puestas las pilas, si cogemos la esfera y la sacudimos (no con demasiada fuerza) se activará y si lo ponemos boca abajo, emitirá unos sonidos peculiares y se apagará. Si lo activamos y no cogemos el mando RC sólo moverá la cabeza emitiendo sonidos, como si fuera una demo, pero sin moverse del sitio y a los cinco minutos se parará él solo. (Vídeo)


Una vez preparados para conducir nuestro BB-8, la dirección de marcha será la que indique su ojo, por lo que bastará con fijarnos en su posición, para saber en qué dirección rodará hacia adelante, una vez puesto en marcha. El mando es súper fácil de manejar y se puede guiar en cualquier dirección, y aunque sus movimientos son lentos comparados con la versión de Sphero, no son malos. Todo lo contrario, me parece gracioso y bien resuelto. Y el ir produciendo sonidos sobre la marcha, es todo un acierto y un placer para los oídos. Además luce muy bien en nuestra estantería.

 

¿Realmente vale la pena esta versión de Hasbro? Mi respuesta es sí.

No hay comentarios: