sábado, 24 de mayo de 2014

Descubren como mejorar el rendimiento de SSDs un 300%

Fuente MuyComputer;
Un equipo de investigadores de la Universidad japonesa de Chuo ha realizado un importante descubrimiento, gracias al cual sería posible mejorar el rendimiento de los SSDs hasta en un 300% reduciendo, además, su consumo en un 60%.


Suena bien, ¿verdad? Pues lo mejor es que este hito es que su implementación se produciría mediante una actualización de firmware, lo que posibilita que incluso SSDs relativamente antiguos puedan llegar a beneficiarse de este descubrimiento.

Dicho esto no os hago esperar más, seguro que estáis deseando saber cómo es posible esta mejora tan grande, así que os ofreceré una explicación lo más sencilla posible.

A día de hoy los SSDs no pueden sobreescribir directamente datos en una misma zona de la memoria, lo que supone que los nuevos datos deben ser escritos en una zona diferente hasta que la anterior sea totalmente invalidada, esto es, eliminada.

En este tema TRIM juega un papel importante dentro del SSD, ya que indica al sistema operativo los bloques de datos que ya no están siendo utilizados y que pueden ser borrados, pero no evita la degradación de rendimiento que se irá produciendo de forma paulatina con el simple uso del SSD.

Sí, habéis acertado, se produce una especie de fragmentación, algo que resulta negativo no sólo para el rendimiento del SSD, sino que también puede reducir su vida útil.

Bien, con estas puntualizaciones en mente podemos entender mejor el descubrimiento. La clave está en un middleware (software que ayuda a una aplicación a interactuar con otras aplicaciones) modificado que controla la forma en la que se escriben y almacenan los datos en la unidad, utilizando lo que se conoce como “logical block address scrambler”.

Ese “codificador lógico de dirección de bloque” evita que los datos se graben en una zona nueva, habilitando una especie de sobreescritura y colocando los datos en un bloque que puede ser borrado en el siguiente paso.

Lo expuesto supone un menor número de páginas de datos en el disco y reduce los ciclos de escritura-borrado hasta en un 55%, aumentando la vida útil del SSD.

Pero éste no es el único beneficio, ya que además se lograría un aumento de rendimiento de hasta un 300% y una reducción de consumo del 60%.

Si tomamos como referencia un SSD con una velocidad de 500 MB/s estaríamos hablando de un aumento impresionante, ya que nos iríamos hasta los 1,5 GB/s y, como anticipamos, todo gracias a una simple actualización de firmware.

No hay comentarios: