viernes, 8 de noviembre de 2013

Punteros Láser: Todo lo que necesitas saber para su buen uso y disfrute. (10ª parte) por RamonMas

Su uso en fotografía nocturna

Todo aficionado a la fotografía, sabe que el enfoque correcto de una toma, determina el éxito de una buena fotografía. Por el contrario, un enfoque inadecuado arruina una instantánea que puede representar un momento único e irrepetible.  Hoy en día, la práctica totalidad de las cámaras existentes en el mercado ofrecen un enfoque automático que trabaja muy bien en condiciones de buena iluminación.  Algunas cámaras compactas, así como la practica totalidad de cámaras puente o réflex, disponen de enfoque manual que permite libertad al fotógrafo a la hora de concretar el punto exacto de enfoque.

Sin embargo, las cosas se complican en situaciones con poca luz. La mayoría de cámaras son incapaces de enfocar correctamente, ya que sus sistemas automáticos trabajan por detección de contraste y si no hay un punto de luz suficientemente potente dentro del encuadre, como por ejemplo las farolas de una calle o la luz de la luna, la cámara se volverá loca moviendo el objetivo continuamente, haciendo imposible efectuar una exposición.

El problema se acrecienta en la fotografía de paisajes en el campo, donde hay que recurrir al enfoque manual, aumentando la dificultad al enfocar a distancias más cercanas. O si queremos hacer una fotografía nocturna de larga exposición en la playa, con las olas rompiendo, etc., pues la cámara no nos enfoca porque no hay suficiente luz para ello. Tenemos varias posibilidades, que pasan por:  enfocar a ojo. 

Calcular la hiperfocal (que es el rango hacia adelante y hacia atrás que te va a salir enfocado en la foto. De esa manera no tienes que enfocar al punto justo, sino a uno cercano).  

O como generalmente tendremos la cámara colocada en un trípode, bastará con apuntar con una mano el láser al punto que nos interesa enfocar.  Como la luz del láser es de una intensidad muy alta, la cámara no tendrá problemas en detectar el punto de luz que entrará en el encuadre. (Ojo: no son conveniente láseres muy potentes, ya que si fuera muy visible el recorrido del haz, éste podría engañar al enfoque de la cámara. Seleccionar si la cámara lo permite, el enfoque puntual).
Una vez que la cámara haya detectado y enfocado el punto extremo del haz laser, podrás poner el enfoque en manual, apagar y guardar el laser en el bolsillo, encuadrar y disparar sin que te vuelva a intentar enfocar la cámara.  Así de simple y así de efectivo.

Y como muestra de ello, esta fotografía.  Siempre conseguiremos óptimos resultados. 

 Foto del autor.

La semana que viene: Punteros Láser. Todo lo que necesitas saber para su buen uso y disfrute. (11ª parte) por RamonMas

No hay comentarios: