lunes, 14 de enero de 2013

Autoconciencia: un robot que se reconoce en el espejo


Cortesía de Axxón;
Un nuevo robot puede reconocer la diferencia entre su imagen en un espejo y otro robot con su mismo aspecto.
(Discovery Channel) - Este auto reconocimiento en el espejo está basado en grupos de células nerviosas artificiales que se han agregado a la computadora que hace las veces de cerebro del robot, las que le dan la capacidad de reconocerse y reconocer a otros.
Esta impresionante tecnología podría llevar, con el tiempo, a que los robots pueda expresar emociones.
El robot, que está siendo desarrollado por Junichi Takeno y su equipo en la universidad Meiji de Japón, representa un gran paso hacia la creación de robots auto-conscientes y en la comprensión y modelado de la conciencia humana.

"En los humanos, la conciencia es, básicamente, un estado en que se comprende el comportamiento propio y el de los demás", dijo Takeno.
Los humanos comprenden su proceder por conocimiento y en consecuencia aprenden a pensar mientras hacen algo, dijo Takeno.
Para imitar esta dinámica, un robot requiere una área que sea capaz de procesar juntas la información de su conocimiento y su comportamiento.
Takeno y sus colegas construyeron el robot con LEDs azules, rojos o verdes conectados a neuronas artificiales en una parte del circuito que las enciende cuando se están procesando distintas informaciones basadas en el comportamiento del robot.
La innovación está en los nodos independientes en los niveles jerárquicos que se pueden conectar entre sí y activarse, dijo Thomas Bock de la Universidad Técnica de Munich en Alemania.
Por ejemplo, dos diodos rojos se encienden cuando el robot está realizando un comportamiento que considera propio, dos verdes cuando reconoce comportamientos que se producen en otro.
Un LED azul parpadea cuando el robot está, al mismo tiempo, reconociendo el comportamiento de otro robot y lo está imitando.
La imitación, dice Takeno, es un acto que requiere ver el comportamiento de otro y transferirlo instantáneamente a sí mismo, y es la mejor evidencia de conciencia.
En un experimento, se enfrentó a un robot que representa el "yo" con un robot idéntico que representa "el otro".
Cuando el robot "yo" se movió hacia adelante, se detuvo o retrocedió, el otro robot hizo lo mismo. El dibujo de neuronas encendiéndose y los parpadeos siguientes de la luz azul indicaron que el robot "yo" comprendió que el otro robot estaba imitando su comportamiento.
En otro experimento, los investigadores colocaron al robot "yo" frente a un espejo.
En este caso, el robot y el reflejo (algo que el robot podría interpretar como otro robot) se movieron hacia adelante y hacia atrás al mismo tiempo. Aunque la luz azul llegó a encenderse, lo hizo con menos frecuencia que en los otros experimentos.
De hecho, el robot comprendió el 70 por ciento del tiempo que la imagen en el espejo era él mismo.
La meta de Takeno es alcanzar el 100 por ciento el año próximo.
Aportado por Eduardo J. Carletti

No hay comentarios: