lunes, 29 de octubre de 2012

Peces roboticos la panacea de los perezosos


Extraido de RObots&Tweets por cortesia de Pablo Escribano;
robo-peces
Hay pocos animales domésticos que necesiten tan poco cuidado como los peces. Basta con que les eches algo de comida al día y les limpies la pecera de uvas a peras. Punto. No requieren un paseo diario, una ducha semanal y ni siquiera reclaman algo de cariño. Por eso, no deja de ser curioso que en Japón (que sea allí sorprende algo menos) hayan inventado los “robo-peces”, que son exactamente lo que su nombre indica: robots que actúan como peces. ¿La parte positiva? No necesitan ninguna atención…
Si quieres un pez es porque te gustan los animales. O porque le ves algún encanto al hecho de tener a esos escurridizos animales marinos en una pecera de casa. Entonces, ¿qué amante de los peces se compraría unos peces falsos? En fin, debates aparte, la empresa japonesa Takara Tomy A.R.T.S. ha creado unos robots en forma de pez que replican los movimientos de éstos: nadan por el fondo de la pecera, suben a la superficie para buscar comida (aunque no comen) y se mueven como si realmente estuvieran vivos. De hecho, la única forma de descubrir que no son peces de verdad es por el espacio que hay entre la cola y el cuerpo, donde se aprecia una fina barra metálica.
Los robo-fish son la panacea de aquellos que quieren tener animales en casa, pero son demasiado perezosos para cuidarlos. O bien para los que se han montado una pecera de diseño, pero se les han muerto los peces. O bien para los que tienen un gato y están hartos de que se le coma los peces. Sólo exigen un cambio de pilas cada cierto tiempo. Su precio en Amazon ronda los 37 dólares. Y no garantizan cariño ni compañía de ningún tipo…

1 comentario:

Carlos dijo...

Solo les falta un sistema de energia inalambrico y ya ni cambiarles las pilas.